miércoles, 2 de noviembre de 2011

Amores adulteros,

Yo soy un escritor frustrado. Tódo aquel que critíca lo es, no estoy tan frustrado pues me voy desahogando como puedo, con éste rincón, con algún poema de vez en cuando, pero es cómo si mi sueño fuera correr en la nascar y me conformara de chofer en el transporte público; de autos no se nada, de microbuses mucho.

Pero amores adulteros es el tipo de cosa que te hace decir, no friegues ¿pues a quién conocen?, que feo, que malo, quise aventarlo al suelo, romperlo y aunque quemar un libro es un sacrilegio, poco me faltó para hacerlo pero vamos por partes.

¿Has tenido una aventura? ¿un affaire? tal vez eres casado y saliste algunas veces con una chica del trabajo o a la mejor eres soltera, pero te das tus rondines a algún hotel de paso ¿no?, pués piensa en lo que pasó y ta-rán, alli está todo el libro.

Es la crónica (llamarle así me parece un halago pero bueno) de una pareja de casados con lana que experimentan en cuartos nada baratos, un monton de acostones y algo de amor, pero que cae en cada uno de los lugares comúnes del manual, todos los "no me voy a enamorar" todos lo "esto es un juego" y ya sabes cómo terminará, en serio, no hay más que decir de la trama, no me gusta ir escribiendo en parrafitos pero si a ellos no les dio pena poner textitos en su libro, ¿por qué a mi me iba a dar?

En los libros el tamaño no significa nada, hay una gran diferencia entre leer el principito y la crítica de la razón pura, la misma que hay entre aventarse harry potter y la nausea, el volumen no importa, pero hacer un libro de cien paginas donde la mitad de capitulos no llega a una hoja, de verdad es no tener madre, si hubiera pagado por él me hubiera sentido robado y aún así siento que lo fuí, que alguién me devuelva mi tiempo.
Apuesto que en el celular o en el mail tienes mensajes que no quieres borrar, te gustan tanto que los tendrás hasta que pierdas el teléfono o te cierren la cuenta, pero están tan buenos que los miras una y otra vez, la verdad, son ridículos, te daría pena que alguién más que el destinatario o tú los leyera, ¿no? pues éstas personitas creyeron que era buena idea publicar los suyos y aparte, hacer todo un capítulo con una frase que se mandarón un día equis por algun medio electrónico, ¡oigan!, todos somos así de estúpidos cuando estamos enamorados, pero ¡por dios!...

Para rematar, quisiera decir que le entré con ganas, no tenía idea de qué se trataba, solo sabía que la gente hablaba de él y quería saber la razón, estaba indeciso hasta que leí lo que estaba en portada: "incluye 27 escenas fotográficas" con eso me compró el libro (aunque yo no a él) y ¿que pasó? pues nada, dos docena de imagenes horribles, pseudoartísticas de cosas fuera de foco, perillas, espejos, cerraduras, todas malísimas, cualquiera tenemos mejores imagenes de moteles guardadas en la compu, es más, de plano están menos ridículas las de la sección de la tia remedios del periodico el metro (cuándo digo que leo de todo, quiero decir DE TODO)

En fín que es un bodrio de "libro", cualquier "amores y amantes" está mejór, cuando ves que yordi rosado es el autor más vendido de México, pues tratas de entender la razón y lo justificas con que escribe de acuerdo al público que va dirigido, aunque lo digas para verte menos ardilla, pero éste tipo de casos, de verdad que si indigna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada